Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
Subtitle track
Listen
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/4854f5d5-76ee-4e9b-964c-809d617d40bc/200621_Countdown_92_SP_Audio.ism/manifest(format=m3u8-aapl)
Listen Duration
1032
Listen Title
Escuchar “Confinamiento” Día 92
Heading 1 / Youtube ID
Text Content 1

“No fue por casualidad. Se necesitaron millones y millones de años para que estés vivo hoy.” – Prem Rawat


Los videos diarios de “En Confinamiento” de Prem Rawat presentan sus charlas, y cómo el Programa de Educación para la Paz ayuda a las personas a descubrir la paz personal.  Mantente en contacto para informarte de los detalles sobre cómo reunirte virtualmente con Prem en un futuro próximo.

Lo que no cambia

Long Beach, Estados Unidos

 

El mensaje sobre la paz es un mensaje muy hermoso. Porque el mensaje no es que tenemos que hacer esto y aquello para conseguir la paz, sino que el mensaje es que la paz reside en ti. Qué increíblemente simple es ese mensaje.

Cada día despertar a la posibilidad de sentirse pleno. No por las cosas externas sino por los elementos mismos que son parte de todo ser humano. Y por lo tanto no importa quién eres, donde estás, cuáles son tus circunstancias. Puedes sentirte pleno.

¡Y estar pleno! Vivimos en un mundo que es muy diferente, créeme. El otro día, bueno no fue el otro día, fue hace unos cuantos meses… estaba leyendo y pensé en lo siguiente: ¿cuál es la definición de felicidad? Me puse a investigar y me encontré con una página de las Naciones Unidas.

Muy interesante. La felicidad tiene una definición. Hubiera pensado que la felicidad es algo subjetivo, sólo por experiencia. Puedes estar feliz cuando todo va mal. Cuando todo, todo está saliendo mal, puedes estar feliz. Y todo puede estar yendo bien y tú estar enojado.

Pero no, ellos lo definieron como que tienes un techo, tienes alimento, tienes acceso a agua, tienes atención médica y por lo tanto eres feliz.

Y me dije: un momento, esto suena como “prosperidad”. No se le debería llamar felicidad. Se le debería llamar “ser próspero”. Para ser próspero, uno necesita un futuro, un techo, alimentos, atención médica.

Y yo sé que son personas inteligentes, así que, ¿quién soy yo para decirles a ellos que se equivocaron al escribir la palabra? Debería decir prosperidad, no felicidad. La felicidad no requiere nada. Solo a ti. Solo tu ser. Solo que tú estés en contacto contigo mismo.

Pero nuestra creencia básica es que somos incompletos. Y no es culpa nuestra. Con esto es con lo que nos han taladrado la cabeza. No es información que haya venido con nosotros sino información que la gente nos ha dado y que nosotros, simplemente, hemos aceptado sin cuestionar.

Y esto es lo que necesitamos preguntarnos: ¿por qué estoy incompleto? Tengo sed, necesito agua. Soy agua en un 70%, así que necesito agua. Sucede que vivo en un planeta donde hay agua.

¿Te imaginas ser un ser humano que pasa por el proceso de evolución y acaba deseando, requiriendo, necesitando algo, y que eso falte? ¿Crees que la evolución te lo hubiera permitido? Si necesitaras agua y no hubiera agua, ¿crees que hubieras evolucionado? Claro que no. Rotundamente no.

Necesitas oxígeno y hay oxígeno ¿Crees que se te hubiera permitido evolucionar? No. Rotundamente no. Pero aquí estás. Y todo lo que necesitas está aquí contigo también. Pero tienes que verlo, tienes que sentirlo.

Esto sorprende mucho a la gente. Cuando digo, y no estoy hablando de la paz imaginaria, hablo de una paz real, una paz que puedes sentir en tu vida ¿Qué? ¿Qué? ¿Existe una paz que uno puede sentir en la vida?

Ya has oído la palabra “armonía” ¿verdad? Ahora, aquí está la prueba práctica de lo que verdaderamente significa armonía para nosotros. No nos parece algo desagradable. Al igual que la armonía, hay sensaciones, experiencias dentro de nosotros, que no nos resultan desagradables.

Luego hay sentimientos en nosotros que sí nos resultan desagradables. Y la ira está cubierta de azúcar, por eso caemos en ella. Sabemos que no nos gusta. Eso lo sabemos, pero como se nos presenta cubierta de azúcar no nos damos cuenta de que estamos por tragar una píldora amarguísima, hasta que ya te la tragaste.

De la misma manera, en nuestra vida vemos algo. No hay ninguna diferencia. Los ojos ven lo que ven. Vemos algo hermoso y nos gusta. Vemos algo feo y no nos gusta.

¿A dónde voy con esto? Hay un sentimiento en tu interior que a tu corazón no le resulta desagradable sino que le resulta muy agradable. Muy armonioso. Y a esta sensación se le llama paz. A esta sensación se le llama claridad. Esta experiencia es la luz. La luz.

Cuando escuchas la palabra luz no se refiere a eso. No se refiere a esa luz que se produce por un filamento que se quema, no hay filamentos dentro de ti. La luz que aparta la oscuridad. ¿Qué es la oscuridad? La oscuridad es todo aquello que te resulta desagradable. Ese es el contexto en que se encuentra tu luz. Yo sé que nunca has escuchado esto antes.

Porque cada vez que escuchas algo sobre la luz ves la “escalera de Jacob”. Sabes qué es la escalera de Jacob, ¿verdad? Son rayos de luz que salen de una nube: “¡Ta-raaan, luz!”

No. Para que ese tipo de luz se encontrara en tu interior requeriría algún tipo de fusión, combustión, electricidad, fuego. Fusión. ¿Realmente quieres fusión?

Pero actúa simplemente como una luz porque quita la ambigüedad. Quita la oscuridad. ¿La oscuridad? No la oscuridad de lo que no es visible, sino la oscuridad que no te permite estar en el lugar donde quieres estar. El abismo.

Así que trae a tu vida esa luz en donde puedes estar en armonía con tu propio ser. Esa es la esencia.

Naciste, estás vivo y un día tendrás que morir. Nadie quiere hablar de eso. Yo tampoco. No sirve para nada. Es una cita que se ha hecho. Un trato hecho. Pero el día de hoy también es un trato hecho.

Se necesitaron millones y millones de años para que yo esté vivo hoy. No fue un accidente. Se necesitaron millones y millones de años para que tú estés vivo hoy. Para que tú, es decir, tú, me refiero a ti como esa persona.

Y esta es la pregunta: ¿por qué sufre alguien sobre la faz de la tierra? No es por falta de alimentos o de agua. ¿Por qué? Porque básicamente se reduce a que no nos comprendemos a nosotros mismos.

Cuando Sócrates dice: “Conócete a ti mismo”, hombre… esta es una afirmación cargada. Implica mucho más de lo que te puedas llegar a imaginar. Porque la consecuencia de no conocerte a ti mismo es estar al borde de la destrucción total. Y definitivamente sufrir. Ya nadie se siente seguro. ¿Y a qué precio? ¿A qué precio?

Aquí estamos. Reconoce el verdadero significado de la vida. La vida es un manantial que se encuentra dentro de ti. Ábrete a la posibilidad de sentirte pleno. Porque cuando descubras quién eres te darás cuenta, verdaderamente, que supera cualquier expectativa que hayas tenido sobre ti mismo.

Este es el momento de aceptar lo que se te ha dado en este momento tan extraordinario. Y se trata de un momento. Es un momento ¿Crees que la tierra va a existir siempre? No. Un día desaparecerá. Un día, todos los vestigios humanos desaparecerán.

Esto no es nada nuevo. No es una catástrofe para el universo. Es algo normal. Es lo que ocurre. Soles, estrellas, galaxias enteras, simplemente desaparecieron.

Dos agujeros negros chocaron hace miles de millones de años, cuando la tierra ni siquiera existía, y emitieron una onda gravitatoria a través del universo. En septiembre de 2015 esa onda se manifestó en el planeta tierra. Y todo esto ya había empezado cuando la tierra ni siquiera existía.

Es algo vastísimo. Tú estás en una mera motita de polvo -realmente una motita- en una zona bastante tranquila de la galaxia. Y una piedrita que llegue volando puede destruir la vida aquí. Eres así de frágil. Y en este planeta hay vida. Vida.

Ha llegado el momento, verdaderamente, de despertar y tomar conciencia de lo que está ocurriendo aquí. Y de traer la paz. Siempre se ha dicho que va a venir alguien, un mesías o un profeta que traerá la paz. ¿Quién lo dijo? ¿Quién? ¿Quién? ¿Quién? ¿Quién? ¿Lo ves? Ni siquiera sabes su nombre.

Porque nadie lo dijo en realidad. Es como un teléfono descompuesto. Alguien te dice algo en el oído y tú dices una cosa, y luego otra, y nadie sabe qué.

No. Hay un mesías en cada uno. Hay un profeta en cada uno. Establece la paz ahora. Ha llegado el momento. No de una fantasía, de una gran idea, sino de la realidad en su aspecto práctico. Porque no podemos continuar así. No va a funcionar. No va a funcionar. No es sostenible. No es reversible.

Entonces, la paz comienza, claro, con cada uno de nosotros. No pierdas la esperanza. Avanza. Avanza. Encuentra tu fortaleza. La tienes.

Esto es lo que ocurre cuando te apoyas en algo y te lo quitan. Te vas a caer. No te apoyes, tienes que valerte por ti mismo. Y luego, que suceda lo que suceda. Las personas vienen y van. Todo está en movimiento. Todo cambia. Pero también hay algo inmutable, algo que no cambia, que reside en ti.