Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/4d59dcad-037a-4835-a8fb-270117dafc54/200620_Countdown_91_SP_Video.ism/manifest(format=m3u8-aapl)
Watch Title
Ver “Confinamiento” Día 91
Watch Duration
1124
Subtitle track
Listen
Listen Duration
Listen Title
Escuchar
Heading 1 / Youtube ID
Text Content 1

“Permite que el río de paz fluya dentro de ti. No te resistas, deja que fluya, sé quién eres, y ¡disfruta!” – Prem Rawat


Los videos diarios de “En Confinamiento” de Prem Rawat presentan sus charlas, y cómo el Programa de Educación para la Paz ayuda a las personas a descubrir la paz personal.  Mantente en contacto para informarte de los detalles sobre cómo reunirte virtualmente con Prem en un futuro próximo.

LOS TESOROS QUE TIENES ADENTRO

BARCELONA – ESPAÑA

Estamos aquí para intentar entender algo, porque la vida no es algo estático. Y lo que está sucediendo en tu vida es importante para ti. Es tu vida, tu existencia.

De todas las cosas que suceden y sucederán en tu vida, todos los dramas, todos los traumas, siempre habrá una posibilidad que será constante, y es la posibilidad de vivir en paz, de que puedas sentir esa alegría, de que puedas sentir este regalo increíble llamado la vida.

Porque aquí estoy, estoy vivo, y la forma en que lo explico es que hay dos muros. Está ese muro, ya lo atravesé, no sé dónde estaba antes, pero ese muro ya lo atravesé y aquí estoy ahora entre los dos muros. Y entre esos dos muros voy andando, no hay nada que pueda hacer al respecto. No puedo ponerlo en pausa, no puedo detenerlo. Ni siquiera hay un reóstato que lo haga ir más despacio, simplemente va avanzando a su ritmo, sigue avanzando y sé hacia dónde va, yo sé exactamente hacia dónde va.

No va ni hacia la derecha ni hacia la izquierda, no va hacia arriba ni hacia abajo. Va del muro A, o debería llamarlo el muro B (por birth que quiere decir nacimiento) al muro D (por death que quiere decir muerte)

Para mí es muy directo: hay un poder en todo este universo que estaba ahí desde antes, está ahora y estará por siempre, es un poder absoluto. Lo impregna todo. Ese poder ha hecho posible que exista algo llamado la naturaleza. ¿Has oído hablar de eso? Ese poder permite que la naturaleza exista. Todo lo que vemos, todo lo que tocamos, olemos, sentimos, es gracias a la naturaleza.

Algunas personas llaman a ese poder Dios, otras personas lo llaman No Dios. ¿Qué diferencia hay? ¿Qué importa? ¿Qué diferencia hay?

Yo solo estoy hablando de hacer una auditoría, un inventario de la vida. Ya que vas de un muro hasta el otro muro, eso ya lo establecimos, ¿verdad? Ya todos pasaron por el primero, están vivos, ¿es así? ¿No sería lindo saber, hacer un inventario, una auditoría de lo que tienes, de dónde estás? ¿Y qué es lo que tienes? ¿Qué tienes?

Tienes tu dolor y tu sufrimiento, ¿verdad? Y también tienes malos recuerdos, ¿no es cierto? De paso, aquí hay otra, a veces sientes que eres como una olla a presión, ¿verdad? ¿Sabes qué es una olla a presión? Y a veces se siente como que esta olla a presión no es solo una olla, sino que va a estallar.

Siempre piensas que son los grandes obstáculos de la vida los que van a hacer estallar la olla, pero no es así. Son las pequeñeces. Así que préstale atención a esas pequeñeces. Empieza a mirar alrededor. ¿Qué son estas cosas? ¿Qué es esta carga que llevo? ¿Qué es esta presión que estoy creando para mí mismo?

Esto es de lo que estábamos hablando, la auditoría. ¿Dónde estás? Veamos qué es lo que tienes. Tienes en ti un océano de alegría inmenso, infinito. Dicha infinita. Tienes en ti una tranquilidad infinita. Tienes dentro de ti paz infinita. Tienes en ti lagos y lagos de serenidad. Tienes en ti la sabiduría más profunda.

Lo cierto es que tienes dentro de ti la lámpara más espléndida encendida, y tiene el poder de eliminar cualquier oscuridad. Dentro de ti tienes el poder y la fuerza, no con tus músculos sino con tu sabiduría, que es capaz por sí sola de ganar la guerra más grande que jamás vayas a pelear. Por sí sola. Tienes la capacidad. Así es la fortaleza que tienes. Tener la capacidad de ganar la guerra contra la ignorancia, indudablemente.

Entonces, volvamos a la auditoría, al inventario. Quiero hacerte una pregunta. Y mi pregunta es la siguiente: ¿Cuánto de todo eso tan hermoso que te acabo de describir se refleja en tu vida cada día, en cada momento? O si alguien se anticipa a quitarte el espacio para estacionar, ¿te vuelves loco?

Una persona con tanto poder, que tiene dentro de sí la promesa de poder conquistar la ignorancia, ¿pierde el control porque alguien le quitó el espacio para estacionar? ¿Porque se te escapó el perro? ¿Porque tu esposo te dijo que ya no te quiere? ¿Porque tu esposa te dijo “adiós, encontré algo mejor”?

Estoy preguntando nada más, de eso se trata la auditoría, hay que hacer preguntas. Estoy simplemente preguntando.

Volvamos a la auditoría. Para el ser humano que tiene este océano de paz, ¿cuánto de ese océano se refleja en tu existencia? Para el ser humano que tiene dentro de sí lagos y lagos de serenidad, ¿con cuánta de esa serenidad cuentas en tu vida? Esta fortaleza que tienes para ganar la guerra.

Cada ser humano sobre la faz de esta tierra nace con esa fortaleza excepcional. Esto no es imaginación sino que pura y sencillamente tienes la fortaleza para ganar a la ignorancia en tu vida; no en la de los demás, en tu vida. ¿Cuánto se refleja eso en tu vida?

Lo único que estoy diciendo es: ¿no podrías incluir todas estas cosas que ya tienes en tu vida? Es todo lo que tienes que hacer, incluirlas en tu vida todos los días. Serenidad, vamos. Paz, ven conmigo. Alegría, vamos. Eso es todo, simplemente tienes que incluirlas.

Muchas personas vienen a un evento como éste y dicen: “pero si no nos has dado nada”. Déjame decirte algo, lo que te doy cuando vienes a uno de mis eventos, no tiene precio. Te doy una nueva forma de pensar, una nueva forma de pensar que puede cambiar el resto de tu vida. Eso es lo que te doy.

La buena noticia es que ese poder, esa belleza, esa alegría, esa paz, todas estas cosas son testigos de que ese poder existe dentro de ti. Y de que existes y estás entre esos dos muros, porque cuando pases ese muro ya no va a ser así. Mientras estés entre estos dos muros tienes una misión por cumplir. Todos y cada uno de nosotros en este mundo tenemos una misión por cumplir. Esa misión es inundar tu vida de alegría. Es inundar tu vida de paz.

Ya es tiempo, ¿no? De hacer esa auditoría y decir: “¡Ya, es suficiente! Toda esta basura que he cargado toda la vida no me ha servido de nada”. Este es un buen momento, porque cualquier momento es bueno  mientras no hayas llegado a ese muro.

Aunque estés a una millonésima de centímetro, a un milímetro de esa pared, todavía sigue siendo un buen momento, aun no has llegado. Porque una vez que te choques con ese muro, olvídate de si eres joven o viejo, está bien. Tu corazón no tiene edad. Forma parte de ese corazón eterno.

Ese espacio en el que existe la serenidad, ese lugar donde está esa paz, en que existe esa alegría. El espacio ilimitado que existe dentro de ti, eso es eterno. Mientras más lo uses, no va a disminuir.

Entonces, haz la auditoría y lo que sea que veas en ella. Tú tienes que hacer la auditoría, no la voy a hacer yo. Tú tienes que hacer la auditoría de tu vida y ver qué es lo que te falta antes de que llegues a ese otro muro.

Porque ese es el día en que comenzarás a vivir. Ese es el día en que tendrás que realmente comenzar a vivir. No en esta melaza pegajosa de ideas e imaginación.

No me entiendas mal, no estoy diciendo que la imaginación sea algo malo, todos la necesitamos. Es realmente buena.

En esta vida, en esta existencia, uno: tienes todo lo que necesitas. Dos, está dentro de ti. Tres, te pertenece. Cuatro, lo único que tienes que hacer es permitir, sin miedo a fracasar, que el río de paz fluya a través de ti. Eso es todo, es todo. No te resistas, deja que fluya. Sé quién eres y disfruta.

En cierta forma somos todos extraños que estamos en este océano, en este viaje. Este viaje tiene algo que ver con el tiempo, algo que ver con esos seis elementos, el oxígeno, el nitrógeno, el carbono, y todo eso. Aquí estamos, tiene algo que ver con millones de años de evolución, algo que ver con todo eso.

Pero al final de cuentas, aquí estas. Y tienes que ver qué es lo posible ahora. No el viaje de la imaginación, sino el viaje de la experiencia, ha hecho posible que sientas paz en tu vida. Es el mayor logro, el logro más grandioso que un ser humano puede tener.

Recibirás el reconocimiento supremo por esto. El premio es la paz. El premio es la dicha, tu dicha. Tu paz, tu vida plena.