Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
Subtitle track
Listen
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/1c7ade5b-2a8c-4589-9c51-2532127da8b1/200603_Countdown_74_SP_Audio.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Listen Duration
758
Listen Title
Escuchar “Confinamiento” Día 74
Heading 1 / Youtube ID
Text Content 1

“Una vez que comienzas a conocerte a ti mismo, comienzas a ver la relación con todo lo que te rodea.” – Prem Rawat


Los videos diarios de “En Confinamiento” de Prem Rawat presentan sus charlas, y cómo el Programa de Educación para la Paz ayuda a las personas a descubrir la paz personal.  Mantente en contacto para informarte de los detalles sobre cómo reunirte virtualmente con Prem en un futuro próximo.

Un mensaje de esperanza

Ipswich Times Entrevista con Wendy Hughes

Wendy Hughes 
Periodista, Ipswich Times

 Wendy Hughes:

¿Qué es lo diferente en Australia? Sé que hablas en las cárceles, que haces el programa PEP y que has estado en algunos países muy pobres... Pero hay una necesidad de paz en el centro de Australia, en donde las personas están luchando para pagar sus cuentas ¿es válido tu mensaje para ellos también?

Prem Rawat:

Sí, porque  venimos al mundo y hay dos cosas garantizadas: una que nacimos y la otra es que un día nos tenemos que ir. Y el drama, el trauma se encuentra entre esos dos muros. 

 Y para mí, una vez que entiendes el valor de la vida, el valor de cada día, lo normal sería pensar: "Ahora, ¿cómo puedo aprovechar de esto al máximo?"

Wendy Hughes:

He escuchado el mensaje sobre "La paz es posible" y he visto la gran obra de arte que está en Londres. Me parecen tres breves palabras tan hermosas, ¿no? [Prem: Sí.] Suena hermoso y se ve hermoso, todos los que lo ven deben sentir: “Ah, bueno, esto trae esperanza”. [Prem: Sí.] “Me alegro de haberlo visto en mi vida”.

¿Pero tú realmente piensas que es posible? ¿Que vamos a tener un planeta en paz algún día?

Prem Rawat:

Bueno, vamos a reflexionar sobre esto, esa es una pregunta muy interesante. Lo he pensado y la gente me ha preguntado: "¿Realmente piensas que la paz es posible?".

Bueno, suceden cosas en este mundo que nos hacen pensar que quizás no sea posible. Pero esas cosas que nos hacen pensar que "quizás no sea posible", ¿son cosas que cayeron del cielo o las hemos creado nosotros?

He pensado sobre esto y veo que son cosas que hemos creado nosotros". Así que eso es una buena noticia, porque si las creamos nosotros podemos cambiarlas. [Wendy: Sí.] Y ahí es donde la paz es posible. Porque la búsqueda de la paz proviene de nuestro interior. [Wendy: sí]

Tenemos una larga historia de guerras pero no estudiamos la historia de la paz. En este planeta Tierra ha habido períodos más largos de paz que de guerra.

Wendy Hughes:

¿Por qué se centran las personas en lo negativo? ¿Cómo se logra que todos disminuyan la velocidad cuando nuestras vidas están diseñadas para correr? Tenemos citas y tenemos  teléfonos, y todos estamos conectados a esta cosa mayor todo el tiempo.

Prem Rawat:

Bueno, lo que he encontrado es que si nos enfocamos en ti, o en mí... Sócrates dijo hace mucho tiempo: "Conócete a ti mismo". ¿Qué significa eso? Conócete a ti mismo. Conocemos nuestro teléfono, pero ¿nos conocemos a nosotros mismos? Conocemos nuestras responsabilidades, pero ¿nos conocemos a nosotros mismos? Sabemos lo que deberíamos hacer, pero ¿nos conocemos a nosotros mismos?

El asunto es que puedes tener un mapa muy bonito y lo más detallado que puedas imaginar, pero si no sabes dónde te encuentras en ese mapa, ¿cómo vas a llegar a donde quieras ir? Y de eso se trata el conocerse a sí mismo. Una vez que comienzas a conocerte a ti mismo y entender quién eres comienzas a ver tu relación con todo lo que te rodea.

La realidad nunca va a cambiar: naciste un día y un día te tendrás que ir. Y entre estos dos muros existe esta cosa hermosa llamada "vida". El asunto es que eso, un día lo vas a entender, lo harás. Cuando llegues muy cerca de esa pared lo vas a entender.  Porque lo he visto desde que era un niño pequeño. [Wendy: wow… ¿en serio?]

Wendy Hughes:

Parece que has tenido una niñez extraordinaria... [PR: Sí.] No muchas personas en este planeta han experimentado algo así.

Prem Rawat:

Bueno, a los cuatro años ya hablaba de paz. [Wendy: Wow] Me subía al escenario y hablaba a las personas de estas cosas...

Wendy Hughes:

Esto es algo extraordinario. ¿De dónde venía esa inspiración?

Prem Rawat:

Bueno, provenía de dentro de mí. Sentía que había algo más que todas las situaciones , los juegos y todo lo demás. Que todo era mayor de lo que yo podía percibir en ese momento. Y me gustaba, me gustaba que fuera algo hermoso.

Muchos se preguntarán ¿de qué se trata? Pero para mí no era como que yo podía entender de qué se trataba.

Me encantaba la idea de la paz. Si alguien me preguntaba “¿por qué?” no lo podía explicar, pero estaba enamorado de la paz. 

Pero lo que yo le decía a la gente no es muy diferente de lo que digo ahora: que ésta es tu vida, que se te ha dado una oportunidad; es un regalo que se te ha dado. Y de todas las posibilidades que existen, una de ellas es que puedes tener paz en tu vida.

Y aún lo creo. No se trata de creer. Lo . Lo sé, lo he experimentado.

Wendy Hughes:

¿Qué te mantiene haciendo esto todavía,  levantarte todos los días y seguir haciéndolo?

Prem Rawat:

Quizás parezca algo muy  pequeño, pero sus consecuencias son muy grandes. Cuando puedes hacer sonreír a alguien porque tienes la capacidad de hacerlo, cuando puedes hacer que alguien piense, cuando puedes brindarle una sensación de alivio a alguien… no todo el mundo puede hacerlo.

Hay personas que pueden cantar, yo no. Hay personas que saben cantar y pueden cantar maravillosamente. Y le aportan algo a la gente. Hay personas que tocan el piano  espléndidamente o el violín, o saben pintar. Todo el mundo tiene un don.

El mío es que puedo hacer reflexionar a la persona y que piensen en la paz, sobre la realidad vida.

Esta es una de las cosas que les explicaba. Hay una regla y la regla es: "Si acercas una vela encendida a una vela apagada…" Y esta es la regla: "la vela apagada no apagará la vela encendida, sino que la encendida encenderá la vela apagada”.

Prem Rawat:

De eso se trata, en eso te convertirás: tienes que convertirte en una vela encendida. Muchos de los reclusos que están haciendo por el Programa de Educación para la Paz, luego de graduarse, acaban volviéndose facilitadores del programa para otras personas.

Wendy Hughes:

Sí, es cierto que algunas de esas prisiones se encuentran sobrepobladas, obviamente hay algo que funciona mal en alguna parte, que el resultado sea que las prisiones estén tan llenas. ¿Es la paz algo que también pueda resolver este problema?

Prem Rawat:

Sí, porque creo que la cifra es que el noventa y cinco por ciento de ellos dicen: "Si yo hubiera hecho este programa afuera, no estaría aquí". [Wendy: sí]

Y nos ruegan: "Llévenle  esto a nuestras familias". Es el regalo que quieren enviar a sus familiares desde la prisión para que ellos no vayan por el mismo camino y terminen en estas prisiones.

Wendy Hughes:

¿Y a cuántas prisiones has llevado este programa?

Prem Rawat:

Bueno, a cientos de ellas... Cientos y cientos quiero decir, casi mil.

Wendy Hughes

Eso es increíble.

Prem Rawat:

Pero no ha llegado solo a las cárceles, también a los veteranos que vienen de la guerra. Porque ellos llegan a sus países devastados. No los reciben con un paseo triunfal por las calles.

Se dan cuenta de que llegan a un país en donde la gente no tiene ninguna idea de lo que han vivido, de lo mucho que han sufrido, están hundidos. Y se anotan en el Programa de Educación para la Paz.

En Inglaterra... Y en Zonderwater, bueno en Sudáfrica planeamos llevarlo a todas las cárceles. La gente se da cuenta de la diferencia.

Y todo esto lo percibieron en la Universidad de San Antonio, Texas. Porque en San Antonio el Programa de Educación para la Paz estaba sucediendo, y la universidad está muy interesada en monitorear todos los programas. Observaron todos los programas, analizaron las estadísticas y dijeron: “Este programa tiene la menor tasa de reincidencia. ¿Qué está sucediendo?"

Así que terminé yendo a San Antonio y hablé con todos los profesores. Un profesor dijo (esto sucedió en mi segundo viaje): "Lo entiendo. Creo que lo entiendo. Tu mensaje tiene que ver contigo, no conmigo, sino contigo, con el individuo. Conócete a ti mismo. Ningún otro programa se dirige a esto”. 

Porque, cuando llegan los reclusos, ellos culpan a todos los demás: “Oh, estoy aquí por culpa de mi familia, del juez, de la policía, de esto y aquello”, pero no se incluyen a sí mismos.

Este programa hace que se miren a sí mismos, y en cuanto empiezan a mirarse a sí mismos comienza la transformación.

 Wendy Hughes:

"Les cae la ficha."

Prem Rawat:

Les caen muchas fichas. Se dan cuenta de muchas cosas. [Wendy: Oh, pero eso es increíble...] Y ese es el poder que tiene.

Wendy Hughes:

Sí. [Prem: Sí.] Es muy hermoso, es genial. Una pregunta más, me dijeron que te gusta la cocina, ¿eres una especie de gourmet?

Prem Rawat:

Bueno, sí, lo hago. [Wendy: ¿Cocinas o...?] Sí, sí, lo hago, sí.

Wendy Hughes

¿Qué tipo de cosas cocinas?

Prem Rawat:

Bueno, conozco lo básico, pero me gusta innovar, crear: “¿Qué puedo hacer? ¿Cómo puedo cocinar a mi estilo?". Te contaré una pequeña historia, esta es una pequeña historia linda.

Hay una persona en Sudáfrica que es una gran amiga mía. Y un día me dijo: "Prem, necesito tu ayuda". Y le dije: "¿De qué se trata?" Ella dice: “Me uní a un club de cocina, no sé nada sobre cocinar y tengo que elaborar un platillo..."

Entonces me di cuenta de lo que estaba pasando:  me estaba pidiendo que cocinara algo. [Wendy: Sí.] Entonces dije: "Está bien, te prepararé un platillo". Le cociné un platillo, se lo   envié, ella lo presentó bajo su nombre ¡y ganó! Ella ganó el primer premio. La gente lo comía y era como "oh, Dios mío, ¿cuál es la receta?" Y por supuesto, ella no la sabía. [Wendy: Oh, vaya. Qué gracioso...]

Ella me lo contó y le dije: "Bueno, ahora tienes que aprender a cocinar".

Wendy Hughes:

Sí, sí, umm.

Prem Rawat:

Creo que cocinar es muy interesante, porque creo que todos deberían ser conscientes de lo que se ponen en la boca. Ya sabes: dado que Dios ha dado la capacidad de probar, preparemos algo que sea verdaderamente único, que sea tuyo, que tenga tu firma, algo que tú puedas hacer.