Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
Subtitle track
Listen
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/6ebda9ea-4559-4965-8dab-b60f26bd462f/200510_Countdown_51_SP_Audio.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Listen Duration
1337
Listen Title
“Confinamiento” Día 51
Heading 1 / Youtube ID
Text Content 1

“Un momento de existencia llega a ti. Puedes moldearlo, puedes doblarlo, destruirlo si quieres. O puedes tomarlo como el momento más tierno y gentil, el tiempo contigo mismo” – Prem Rawat


Los videos diarios de “En Confinamiento” de Prem Rawat presentan sus charlas, y cómo el Programa de Educación para la Paz ayuda a las personas a descubrir la paz personal. 
Mantente en contacto para informarte de los detalles sobre cómo reunirte virtualmente con Prem en un futuro próximo.

Cuenta regresiva para el Programa de Educación para la Paz

El viaje hacia ti mismo

¿Qué es un viaje hacia ti mismo? ¿Quién es “uno mismo”? ¿Qué es? ¿Y por qué un viaje hacia uno mismo? ¿Acaso no estás contigo todo el tiempo? ¿Qué quieres decir con viaje hacia ti mismo?

Y aquí hay muchos pequeños problemas con los que tratamos cada día. Porque, quien quiera que seas, en general no nos gusta la confusión. Es algo bastante universal, a nadie le gusta.

No nos gusta la ira, aunque en realidad no nos damos cuenta de que nos estamos enojando, nos toma por sorpresa. Pero lo que viene después no nos gusta. No nos gusta estar tristes ni tener miedo. El dolor… no estamos hechos para soportar el dolor. Para soportar la alegría no tenemos problema.

Entonces, ¿Qué es uno mismo? ¿Y por qué un viaje? Porque acá la palabra “viaje” es un verbo, implica trasladarse.

Y este es el asunto. Porque cuando miras a tu alrededor, la situación de este mundo…Y puedo decir que mi perspectiva del mundo es bastante única. Primero, porque he estado haciendo esto durante cincuenta años, cuando algunos aquí ni siquiera habían nacido, algunos ni siquiera estaban en los planes de sus padres.

Cuando yo comencé a hablar acerca de la paz a grandes audiencias tenía 4 años, como ya han escuchado en ese documental. Y cuando empecé a llevar este mensaje al mundo tenía 9 años. Así que, he visto el mundo, he viajado bastante. Y veo algo, veo que las personas se han alejado de sí mismas.

Escuchar que Sócrates dijo “conócete a ti mismo” es bastante común. Pero no sabes que Sócrates también dijo: “no serás feliz – voy a parafrasearlo- no serás feliz si no consigues lo que quieres.” Porque es así.

Entonces, aquí estás, estás vivo y esta es la situación, es una analogía. Un día recibiste un billete de lotería, un billete ganador. Y ese billete te permite, te habilita para ir a este centro comercial.

Hay tiendas hermosas en este centro comercial. Tiendas de alimentos, de ropa, hay de todo lo que puedas imaginar en este centro comercial.

Estás emocionado: “Guau, ¿puedo entrar ahí?” Y no solo puedes entrar, sino que puedes tener lo que desees. Si te gustan los Bentley, ahí los tienen. Si lo tuyo son los Rolls Royce, también lo tienen. Si te gusta un Mercedes, lo tienen y ¡tú puedes tenerlo!

Luego das vuelta el billete y hay una advertencia. La advertencia es: “puedes tener lo que quieras, pero cuando te vayas del centro comercial no puedes llevar nada contigo.“

“¡Oh no!” ¿Te sentirías decepcionado? Veo que algunos sacuden la cabeza afirmativamente. ¡Pero Dios mío, cosas hermosas, cosas increíbles… puedes tenerlas todas, son tuyas! Pero cuando te vayas del centro comercial, que tendrás que hacerlo, cuando llegue tu hora límite, tendrás que irte y no puedes llevar nada contigo.

¿De qué estoy hablando?… Aquí estás en el más increíble, sorprendente centro comercial. Hay océanos, montañas. Y tú puedes tener lo que sea. Un día tendrás que irte del centro comercial y cuando lo hagas no podrás llevar nada contigo.

Ahora bien, es una cuestión de estrategia, simplemente eso. ¿Qué vas a hacer? ¿Cuál será tu estrategia? ¿Te quedarás en casa, enojado con el billete? “Qué estupidez, que rareza. ¿Puedo ir, puedo tener todo lo que quiera pero no puedo llevarme nada? Eso es realmente una estupidez.” O dirás: “esto es una broma divina”.

¿Cuál es tu estrategia?, ¿qué haces? Y es precisamente una estrategia lo que debes tener, debes tener un plan. Y no solo debes tener un plan sino que además debes ejecutarlo a la perfección, perfectamente. Este plan no se trata de lamentarte ni decir: “Quisiera que fuera de esta forma o de esta otra forma”. No, está en marcha: acá está tu billete y hay un centro comercial. Entras a esta hora y sales a esta hora, y no hay peros que valgan. Es así.

No he venido aquí para predicar ni para decirte que soy mejor que tú. No estoy aquí para decir que yo tengo un plan y que lo copies. Tampoco he venido para venderte un plan. Sino que estoy aquí para compartir contigo mis más de cincuenta años de experiencia, eso es todo. Porque he visto a muchas personas decir: “Esto es una tontería, es algo raro, extraño. ¿Por qué a mí? Es una tortura.” Y yo estoy aquí para decirte que, primero, no tienes límite para el disfrute…

¿No es así? Hablemos de algo simple. No tienes límite. No existen templos, ni iglesias ni lugares sagrados a los que vayas a pedir: “Dios querido, por favor llévate un poco de mi felicidad. No lo puedo soportar.” Siempre se trata de la tristeza: “por favor, llévate mi tristeza”, pero con la felicidad, decimos: “¡Dame más!”

Algunos de nosotros decimos: “¿Ya está en marcha?, ¿quiero ser parte de ello?, ¿o no lo quiero?, ¿de qué se trata todo?, ¿dónde voy?, ¿de dónde vengo?”. Pero no se trata de eso amigos, tienes un billete y dice: “Ahí está el centro comercial” y tú estás dentro de él… dicho sea de paso, estás dentro del centro comercial.

Es la oportunidad de tu vida y no tienes una estrategia, no tienes un plan. Lo que digo es: “Sé simple. Estás dentro. Es lo que se te ha dado, es la oportunidad que se te ha dado. ¡Pásala genial!”

¿Por qué no? ¿Por qué no? ¿Tienes hambre? Ve al supermercado y come. ¿Tienes sed? Ve al supermercado y bebe. ¿Tienes sueño? Ve a la sección de camas, encuentra una que sea cómoda y descansa bien. ¿Tienes ganas de hacer ejercicio? Ve adonde tienen el equipamiento para cardio, encuentra una cinta de correr y úsala. Porque puedes hacer de todo.

¡No! Nunca te pierdas de ti mismo para que no tengas que buscar las señales que dicen: “Estas aquí”. Mantente siempre en contacto con quien eres. ¿Por qué? Porque cuando te conoces a ti mismo, tú eres tu mejor amigo. Y cuando no estás contigo mismo, eres tu peor enemigo. No necesitas más enemigos.

Nunca tendrás un amigo como tú mismo, y tampoco tendrás un enemigo como tú mismo. Un enemigo completamente capaz de destrozarte, a ti. Y un amigo totalmente capaz de estar allí para ti, en las buenas y en las malas, en los momentos más maravillosos y en los momentos más oscuros.

Esta es la oportunidad. Y puedo decir una oportunidad única en la vida, porque ésta es la posibilidad que existe. ¿Y quién tiene el billete? Tu verdadero ser. Fue a ti mismo a quien se le dio el billete para venir. No a tus ideas. Tus ideas no recibieron un billete para disfrutar, te lo dieron a ti.

Miras la condición de este mundo, que está destruyéndose a sí mismo, guerra tras guerra, tras guerra. Mini-guerras, mega-guerras, grandes guerras, pequeñas guerras… Alguien me preguntó: “¿Cómo puede ser que haya tantas guerras? Parece que no estamos cerca de la paz en absoluto.” Y es verdad.

Mi estrategia es muy sencilla, y mi estrategia no es que haya paz mundial. Lo dije, ahhh, silencio total. Porque no es posible, pero esto es lo posible: Primero tú tienes que estar en paz contigo mismo.

Solo tú. No involucra a nadie más. Tú en paz contigo mismo, ¿y cómo puedes estar en paz contigo mismo? Primero, y es el tema que nos reúne esta noche, haz el viaje hacia ti, tienes que conocerte a ti mismo. Y una vez que te conoces, debes conseguir la victoria sobre ti mismo.

No conseguir la victoria sobre tu vecino, ni sobre esa persona o aquella persona, sino la victoria sobre ti mismo. Y cuando seas victorioso sobre ti mismo, entonces puedes estar en paz contigo mismo. Y cuando estás en paz contigo mismo, entonces puedes estar en paz con el mundo.

Y cuando un número suficiente de personas estén en paz con el mundo porque están en paz consigo mismos, entonces, vagamente, la idea de la paz mundial comienza a aparecer.

Cada vez que hay una guerra mueren inocentes. Del mismo modo, cuando tú estás en guerra contigo mismo los momentos inocentes de tu vida son destrozados, porque son inocentes, no pueden hacer nada.

Nunca he visto más inocencia que en un momento de existencia. Es totalmente inocente cuando llega a ti, solo te ofrece posibilidades, lo que quieras. Como un bebe, como un bebe… Puedes moldearlo, puedes doblarlo, puedes destruirlo, puedes hacer de él un monstruo si quieres.

O puede tomarlo como el momento más tierno y gentil, el tiempo contigo mismo, escuchando ese sentimiento que llena este corazón y hace surgir la gratitud.

El viaje hacia el verdadero ser, entonces, es verdaderamente un viaje hacia ti mismo. Se llama "Volver a casa”. Volver a casa. ¡Ven a casa y verás el mundo cambiar para ti! Porque, recuerda que tú tienes que estar en paz con el mundo. El mundo no estará en paz contigo. Tú tienes que estar en paz con el mundo.

Y cuando comprendas, cuando entiendas que nada está mal, que nada está mal. Te alejaste de tu hogar y tienes que volver. Porque ahí tu sed se saciará, el hambre será satisfecha, el cansancio desaparecerá y una sensación de familiaridad en la vida, no de algo ajeno, sino que se restablecerá una sensación de familiaridad donde podrás descansar.

Las respuestas que buscas en el mundo no están allí, no están. Las respuestas están en ti. Vuelve a casa, vuelve a ti. Viaja hacia ti mismo.