Imprimir
Categoría: Lockdown - Spanish
Visto: 1022
Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
Subtitle track
Listen
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/a2c458c3-7337-4889-add8-7aa39c354845/200508_Countdown_49_SP_Audio.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Listen Duration
1317
Listen Title
“Confinamiento” Día 49
Heading 1 / Youtube ID
Text Content 1

“¿Qué es lo que te mantiene vivo? Lo mismo que ha creado el universo”. – Prem Rawat


Los videos diarios de “En Confinamiento” de Prem Rawat presentan sus charlas, y cómo el Programa de Educación para la Paz ayuda a las personas a descubrir la paz personal. 

Mantente en contacto para informarte de los detalles sobre cómo reunirte virtualmente con Prem en un futuro próximo.

El camino hacia la paz

Desde hace más de cinco décadas Colombia ha estado en una guerra no declarada, con víctimas de ambos bandos.

En los últimos años la urgencia por encontrar un camino hacia la paz se ha vuelto evidente.

¿Es posible la paz?

Medellin, Colombia

Individuo 1: [mujer]

Yo digo que sí, pero mientras las personas sean más tolerantes en cuanto a ciertos aspectos y en cuanto a ciertas situaciones.

Individuo 2: [varón]

Sí, claro. Solo hay que poner de nuestra parte. Cada cual somos responsables de nuestros actos y de todo lo que hacemos. Entonces pienso que cada cual en sí puede tener su paz. Claro que sí.

Individuo 3: [varón]

Si. Es posible

Individuo 4: [mujer]

Yo no. (¿Por qué?) Porque hay muchos problemas en la sociedad y cada vez son peores, y cada vez las ambiciones son peores. Eso es algo que... yo lo veo difícil. ¿Que se pueda controlar? Quizás. Pero, ¿que se logre al cien por ciento? No.

Individuo 3: [varón]

Yo creo que sí se puede, si nos coordinamos todos como comunidad independientemente de las diferencias.

 Texto en pantalla:

Actualmente Colombia participa de uno de los esfuerzos por la paz más grandes de la historia. Por el tratado de 2016 se dará amnistía a los combatientes que abandonan el conflicto y cursan un programa de reincorporación.

Prem Rawat:

¡Qué gran oportunidad es esta, al menos para mí, de poder venir a Colombia y hablar acerca de esta hermosa oportunidad, mientras Colombia intenta reconstruirse hasta el punto en que pueda haber paz.

Texto en pantalla:

En 2017 Prem Rawat visitó Medellín, Colombia, para reunirse personalmente con los participantes del programa y dar la conferencia principal en un Foro sobre la Paz.

Texto en pantalla:

Yenifer Quintero

Víctima/estudiante, Institución Educativa Pedro Nel Ospina

Ituango

Yenifer Quintero:

Quería hablar contigo. He tenido la oportunidad de hacer el Programa de Educación para la Paz. Y me ayudó muchísimo verte y escucharte. Quiero aprender muchas cosas bonitas. Porque yo fui una víctima directa de la violencia.

En el lugar de donde soy se ve eso mucho más. Y esto me ha ayudado muchísimo en mi esfuerzo personal para superar aquello que sufrí. Es una gran oportunidad poder conocerte.

Texto en pantalla:

COLOMBIA

Martha Elena Pineda

Contacto para el PEP en Colombia

Martha Elena Pineda:

Sí, Prem Rawat vino a Medellín. Allí se reunió con el Secretario de Educación de la gobernación de Antioquía y firmaron este acuerdo para llevar el PEP a 500 colegios de las pequeñas poblaciones que están alrededor de la gran ciudad que es Medellín.

La visita de Prem impactó muchísimo. El programa para nosotros fue una ayuda inmensa, porque cuando otros gobernadores, otras Secretarías de Educación se enteraron de lo que pasó en Antioquía han querido hacer lo mismo.

Y ya hay dos: una es el Huila, y la otra es Atlántico.

Texto en pantalla:

ANA ZAPATA

Secretaría de Educación – Atlántico, Colombia

Ana Zapata:

Es demasiado significativo. Algo que impactaría de aquí en adelante para el futuro de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Colombia.

Texto en pantalla:

SEBASTIÁN RODRIGUEZ

Estudiante – Atlántico, Colombia

Sebastián Rodriguez:

Porque para poder hacer la paz en todo el mundo debemos comenzar primero con nosotros. Le quería decir “muchas gracias” al Sr. Prem Rawat y a todas las personas que estén con este programa, agradeciéndoles por traer esto a nuestras vidas para así poder ser mejores personas a diario.

Texto en pantalla:

ARIANDI MIRANDA MONQUER

Estudiante – Atlántico, Colombia

Ariandi Miranda Monquer:

Este programa me ha enseñado que yo soy muy importante como ser humano y como persona. Y que así como yo entendí que soy una persona muy valiosa, quiero decirle a ustedes que también ustedes son unas personas muy valiosas. Que busquen su paz interior, la belleza que tienen por dentro y la luz que pueden reflejar.

Texto en pantalla:

Silvia Gonzalez

Profesora – Atlántico, Colombia

Silvia Gonzalez:

En los estudiantes que han tenido la oportunidad de asistir al Programa de Educación para la Paz se observa un cambio de actitud positivo. Compartimos más, dialogamos más. El clima escolar ha cambiado notablemente en la institución.

Texto en pantalla:

VALENTINA MENDOZA

Estudiante – Atlántico, Colombia

Valentina Mendoza:

Es muy inspirador, y nos sirve de mucho, porque nos ayuda a encontrar nuestra paz interior y a ayudar a los demás a que también lo hagan.

Clase al unísono:

¡Gracias, Prem Rawat, estamos conectados con la paz!

Texto en pantalla:

Reflexiones sobre encontrar la plenitud

Medellin, Colombia

Prem Rawat:

Hoy han venido aquí a escuchar acerca de la paz. Las personas se dirigen a mí y me dicen: “Sí, queremos paz ¿Cómo encontramos la paz?” Yo les digo: “No es necesario que encuentres la paz.”

“¿No necesito encontrar la paz?”

Has venido aquí para escuchar acerca de la paz, ¿verdad? ¿Porque estás interesado en la paz? ¿Te gustaría tener paz? ¿Quieres que yo te dé una fórmula fácil para que tengas paz todos los días? ¿Es eso lo que quieres? [Público: “Sí.”]

Una fórmula que no requiere que hagamos ningún ejercicio, sin dieta, sin tener que ir a ningún lugar, fácil de recordar, ¿sí? ¿Algo rápido? ¿Sí?  [Público: Sí.] No te preocupes. Eso lo puedo hacer. Puedo hacerlo. Es muy sencillo. La paz que buscas está en ti.

Amigos míos, el sediento camina por el desierto y se está muriendo de sed; aquél que contiene dentro de sí, dentro de él o ella un océano con el agua más dulce y hermosa en su interior. Surge la pregunta: “Este viajero, ¿va a morirse de sed?” Y la respuesta es: “Depende de él. Depende de ella.” ¿Por qué?

Alguien ha dicho: “Que hay una gota en el océano todos lo saben.” ¿Verdad? “Pero, que 'hay un océano en la gota', muy pocos lo entienden.”

Tú eres la gota. Tú eres la gota en la cual hay un océano, y este océano contiene el agua más dulce –no salada, el agua más dulce. Y cuando esta persona va a morirse de sed, ¿qué es lo que yo debería decirle a él o a ella? ¿Qué debería decirle? ¿Qué debo decirle?

¿Qué debo decirle? “¿Adiós; espero que la muerte no te resulte muy dolorosa?” ¿O debería preguntarle a él o a ella: “¿Qué haces? ¿Por qué no estás bebiendo el agua que está en tu interior y saciando tu sed?”

Tienes mil preguntas, yo tengo unas pocas. Y mis pocas preguntas pueden responder tus mil preguntas.

Porque la pregunta que tengo para hacerte es muy simple: Cuando existe un océano de alegría dentro de ti, ¿por qué estás triste? Cuando existe un océano de claridad dentro de ti, ¿por qué estás confundido? Cuando la lámpara está encendida en tu interior, ¿por qué vives en la oscuridad? ¿Por qué? Cuando hay un océano de esperanza en ti, ¿por qué vives en la desesperación? Cuando hay una riqueza sin límites en tu interior, ¿por qué te sientes pobre? ¿Por qué? ¿Por qué?

Esa es la pregunta que yo tengo para ti. Es mi pregunta para ti. Si me contestas, responderás tus propias preguntas. Porque esta existencia es una bendición. Es una bendición. Es una bendición. La máxima bendición. Es el regalo supremo. ¡Y se te ha dado  a ti!

Te formulo nuevamente una de mis preguntas: ¿Eres tú algo o nada? Si contestas mi pregunta, responderás tus mil preguntas. Porque conoces la respuesta. Tú sabes que mientras la vida entre en ti...

Y ¿qué es esta cosa llamada vida? ¿Qué es esto que te mantiene vivo? ¿Lo has pensado alguna vez? La misma cosa que ha creado el universo y los universos. No puedes ni imaginártelo. No puedes ni imaginar lo qué es lo Divino, pero lo Divino es lo que mantiene todo en marcha, incluyéndote a ti.

Entonces, ¿cuánto vale esto? Vale tanto como lo que contiene en su interior. ¿Y qué contiene en su interior? El infinito se encuentra en su interior. Esta es la gota que contiene, ¿qué? El océano.

Se han desafiado las leyes de la física. “Algo grande puede contener algo pequeño, algo pequeño no puede contener algo mayor.” Pero aquí está. En sus confines se encuentra el océano de esperanza debido a esa belleza que reside en tu corazón.

La gente dice: “¿Qué es un corazón? ¿Dónde está? ¿Dónde está?” Al lugar donde reside la valentía en ti se le llama corazón. La valentía. Al lugar donde reside la claridad en ti se le llama corazón. Al lugar donde la esperanza reside en ti se le llama corazón. Y al lugar donde lo Divino reside en ti se le llama corazón. Ese es tu corazón. ¿Dónde está? En tu interior.

Así que cuando te digo que has sido bendecido lo digo en serio. Si no has encontrado lo Divino en ti, ¿de qué sirve señalar hacia arriba? Si no puedes ver lo Divino que reside en tu corazón, ¿cómo vas a poder lo Divino que reside en el universo? ¿Cómo?

Si no puedes comprender aquello que tu corazón sabe, ¿cómo vas a poder comprender? ¿Intentando buscar, yendo a lugares, intentando encontrar lo que está en tu interior, lo que hay en tu interior, cómo lo vas a encontrar ahí fuera, si no lo has encontrado aquí dentro?

Bueno, veamos. Hablábamos sobre la paz, ¿verdad? Y yo dije: “Hay una respuesta sencilla para encontrar la paz”.  ¿La ves? “Dentro de ti. En ti. En ti. En ti. En ti.”

Mientras tú estés aquí, tu cielo está aquí y tu infierno está aquí. ¿Qué es el cielo? El cielo es el lugar donde te sientes pleno. ¿Qué es el infierno? No estar en el cielo. Es sencillo ¿Cómo se siente uno cuando está en el cielo? Celestialmente. Y cuando no te sientes pleno, saciado, sintiendo esperanza, alegría, estás en el infierno.

Es así de sencillo. Así que está en ti, está en ti, está en ti, está en ti.