Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
1510
Subtitle track
Listen
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/e746901b-a5c7-4531-8b5a-38c5f01f961b/200424_Lockdown_35_AUDIO_SP.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Listen Duration
1510
Listen Title
“Confinamiento” Día 35: un mensaje personal de Prem Rawat.
Heading 1 / Youtube ID
Text Content 1

“No compliques las cosas, mantén la fluidez. Se ese árbol que sabe mecerse en el viento y no quebrarse en el viento.” — Prem Rawat


Si tienes preguntas que quieres que Prem atienda, por favor envíalas a PremRawat.com (www.premrawat.com/es/participa/contacto)

Confinamiento – Día 35

Hola a todos. Espero que estés bien dadas las circunstancias. Hoy, de nuevo, vamos a revisar algunas preguntas que han enviado. No son todas, por supuesto. Una de las preguntas de Emanuel:

“¿Cuáles son las soluciones que quisieras ver para toda la humanidad y para este mundo, en tu vida?”

Bueno, en realidad mi vista no es muy larga, es bastante sencilla. Quisiera ver un poco menos de codicia, un poco más de bondad, un poco más de generosidad... quisiera ver que las personas fueran lo primero, y después todo lo demás. Quisiera ver que se eliminara el hambre. No hay razón para eso a menos de que la persona quiera tener hambre. Ahora, por supuesto, eliminar el hambre no significa que vas a forzar la alimentación. Si alguien realmente quiere pasar hambre, no hay problema.

Pero esas cosas son innecesarias y se deben a nuestro mal comportamiento sobre la faz de la tierra. Si pudiéramos eliminar eso, tener un poco más bondad con mejor entendimiento de nosotros mismos, que nos ayudara a entender a los demás porque son iguales a nosotros. No fijarnos en esas diferencias que la gente traza: tú eres chino, esto aquello... No, somos seres humanos. Vernos como somos y esa variedad que tenemos, abrir los brazos, dar la bienvenida a las diferencias.

Personas que ven como poca cosa a los otros grupos que son diferentes... dejar de hacer eso. Tratar a los seres humanos como tales sean cuales sean sus preferencias, su forma de vida, como quieran existir. Tener una sociedad que sea tolerante. No intolerante sino tolerante. Eso es lo que quisiera ver, hay además una lista bastante larga, pero es lo que a mí me gustaría. Un poco menos codicia, menos ira, menos de ese machismo, “aquí el más macho de la barriada” que todos los países quieren ser.

Un poco menos de eso, creo que conseguiría cosas muy importantes. Y sensibilidad con la naturaleza, con el medio ambiente, poner las cosas en orden con el medio ambiente, con todas las criaturas de la tierra, en vez de vernos como los custodios y luego no hacer nada. Si vamos a vernos a nosotros mismos como los guardianes, como los custodios, entonces deberíamos comportarnos así, como la corona de la creación y ayudar a todas esas criaturas en vez de ser los dueños de las mismas. Pero eso no significa nada si no cuidas. Eso es lo que a mí me gustaría.

Otra pregunta de Rita:

“Gracias por compartir esa perspectiva tan hermosa e interesante en el período de confinamiento. Estoy muy feliz de que hagas este entrenamiento con nosotros, los del PEP”.

Y si, será para todos, porque va a seguir así... y hablando del PEP, me han hecho ver que muchas personas que están viendo esto no saben lo que es el PEP. PEP significa Programa de Educación para la Paz, y tengo aquí algunas estadísticas. La fundación TPRF, (La Fundación Prem Rawat) comenzó el programa a nivel mundial en el 2012, y en el 2013 comenzaron a mandarme información veraz y estadísticas significativas.

El Programa tiene ocho años y se puesto en marcha en seis continentes: Asia, África, Norte América, Sudamérica, Europa y Australia, área Oceanía. Está en más de 85 países desde esa fecha, y activo actualmente en 39. Se ha traducido a 35 idiomas y presentado en 600 instituciones penales a nivel mundial. El total de asistentes al primero de marzo es de casi 94.000. Para estas fechas ya habrá cambiado, seguro.

En diferentes áreas, Sudamérica, Australia y la zona del Pacífico, Norte América, Asia, Europa, África... ha habido centros de educación para adultos que han ofrecido 40 entrenamientos con el PEP: 29 en Australia y Oceanía, 22 en Norte América, 50 en Europa, 7 en Asia, 9 en África. Organizaciones comerciales: 64 en Sudamérica, nada en Oceanía ni en Norte América, 4 en Europa. 2 en Asia, 4 en África.

Instituciones cívicas y gubernamentales: 54 en Sudamérica, 8 en Oceanía, 23 en Norte América, 36 en Europa, 40 en Asia, 10 en África. Y así sigue: sociedades comerciales, fundaciones... 40 en Sudamérica, 2 en Australia,

16 en Norte América, 22 en Europa, 30 en Asia, 14 en África. Instituciones educativas 355 en Sudamérica, 23 en Australia, 67 en Norte América, 132 en Europa... el total general incluye veteranos, centros especiales, centros para la tercera edad, agencias del orden público, ONG, salud y bienestar, instituciones educativas, carcelarias, corporaciones, fundaciones, centros comunitarios, bibliotecas, organizaciones comerciales... todo junto: 843 entrenamientos en Sudamérica, 244 en Oceanía, 985 en Norte América, 910 en Europa, 360 en Asia, 722 en África.

Es un programa muy, muy sencillo, y por esa sencillez ha tenido éxito. Es una serie de conferencias que he dado yo en diferentes ambientes, algunas directo a cámara, otras en distintos eventos. Luego a los participantes se les pide que reflexionen sobre lo que han escuchado. Y que presten atención. Me parece que es esto último lo que consigue que sea importante. Si puedes ver de cerca lo que se está diciendo y reflexionar sobre esto, eso es lo que hace que sea importante. Eso es el PEP. Y sí, va a estar abierto para todos.

La siguiente pregunta es de... no se ve bien el nombre:

“Cuando hago algún trabajo con toda mi concentración lo hago una o dos veces, pero después pierdo la concentración y la continuidad y se me olvida hacer las cosas bien, en vez de hacerlas mal”.

No sé exactamente cuál es la situación, pero divagar, perder el enfoque, eso les sucede a muchas personas. Así que primero, no estás solo, segundo y más importante, un poquito de disciplina sirve muchísimo para mantenerte enfocado. Nos adaptamos muy fácilmente a “¿estoy disfrutando de esto o no?”. A veces el disfrute viene después y tienes que tener que la paciencia para ello. No solo trae una recompensa inmediata y, en la vida, esa es una lección que tienes que aprender. Un poco de disciplina, de paciencia, de esas facultades que tenemos, llegará muy lejos y te ayudará en tu situación.

“He ido a donde muchos maestros, soy una persona que ha estado buscando y la pregunta es ¿cómo voy a saber que encontré el verdadero?”

No se trata del verdadero o el de mentira, sino de algo que te dirá el corazón, alguien que te llega al corazón. Tiene que ser así, un Maestro que te enseña sobre la vida, alguien que te llega al corazón no solamente te capta la mente, te llega al corazón, tiene ese sentimiento incluyente, completo. Te ve como un ser humano, no como una persona que está buscando la verdad sino como ser humano, y te sigue viendo así durante el resto de tu vida. Lo que ese Maestro ofrece es algo de su corazón al tuyo.

“Querido Prem: en tus charlas del confinamiento hablas de las consecuencias por las acciones (yo ya sabía que había una pregunta aquí), dices que en este momento, en el ahora, es cuando suceden todas las acciones. Eso es todo en resumidas cuentas. Ayúdame a comprender cómo puedo hacer que mi vida sea más exitosa y sencilla”.

Simplemente eligiendo la acción correcta y evitando la equivocada. Tu vida es sencilla. Es sencilla. Has traído un montón de pedacitos y cositas que la han complicado. El proceso de hacer que suceda esto es un proceso de eliminación. No de agregar. A qué me refiero. Digamos que tienes una camisa blanca y te das cuenta de que está sucia. ¿Cómo limpias la camisa blanca? ¿Sales a comprar limpieza? ¿En una botella, en un frasco, y la viertes sobre la camisa? No.

Compras detergentes que eliminan la suciedad. La limpieza ya está ahí pero está tapada por la suciedad. Cuando la eliminas, la limpieza vuelve enseguida. En la vida es igual. Nosotros complicamos mucho las cosas. Nos gusta eso de “esto es así, esto es asá...”. Y para cuando nos damos cuenta hay tanto ruido entre los dos oídos que ni siquiera te puedes oír a ti mismo. El proceso de hacer que la vida sea más agradable, más sencilla, trata de restar, no de sumar.

Pero estamos tan acostumbrados a sumar cosas, que decimos: Bueno, ahora tengo que agregarle disfrute a medida. No, la vida es muy agradable tal como es. Y si no encuentras que lo sea es porque has traído toda esta suciedad, complicaciones, ideas, todas estas imágenes que tienes en tu cámara. Todas están produciendo imágenes, una tras otra. Elimina todo eso, y ahí está. ¿Cómo se limpia una ventana? Cuando llega el momento de no poder ver, ¿cómo la limpias? Lo que está ensuciando la ventana lo eliminas, lo lavas, y así es.

Así que lo correcto, lo equivocado... date una oportunidad, date un descanso, por favor, relájate. Paso a paso, la vida día a día, haz frente a la vida exactamente como llega, es decir, día a día. No compliques las cosas, mantén la fluidez, sé ese árbol que sabe mecerse en el viento y no quebrarse, y lo pasarás muy bien.

“Mi pregunta es: ¿qué te parece levantar las restricciones del confinamiento ahora o más adelante?”

Espero que suceda, sería hermoso que sucediera, pero debe suceder cuando sea seguro hacerlo. ¿Qué quiero yo?

Yo quiero que lo levanten ya mismo, pero eso no es algo inteligente. Si debido a mi estupidez perpetúo esto, si termino contagiando a personas que no tenían nada que ver, que quizá sean un poco mayores que yo y a los que les iría bastante mal si se contagiaran ¿por qué voy a hacerlo?

Y es un hecho que el confinamiento tiene problemas, pero mis actos no están limitados solamente a mí, pueden afectar también a otras personas. Me di cuenta de esto cuando iba a ir a Argentina y después a Uruguay. Había pilotado más de 7 horas 40 minutos desde España hasta Brasil. Se suponía que después iba a Argentina y sucedió el confinamiento. Entonces, de manera natural surgió la idea: vamos a Uruguay. Por lo menos hacemos algo ahí, porque Uruguay no había entrado en esa fase.

Pero lo pensé... yo podía llamar a todas esas personas para que asistieran a una sala... ¿y si luego se enfermaban?

Eso no lo voy a hacer. Si mis actos... yo puedo ser responsable por mí, pero ¿cómo puedo hacerme responsable por los demás? ¿Cómo puedo contagiarlos de algo por mi estupidez? Así que para mí eso es lo principal. No es que sea agradable el confinamiento ni que sea maravilloso, porque no lo es. Y a medida que van pasando más y más días empieza a volverse muy molesto.

Pero al mismo tiempo hay que ver la perspectiva general. Vuelo mucho y uno se ve obligado a ver la perspectiva general. Vas cruzando el Atlántico pero estas mirando el tiempo en St. John, estás viendo el tiempo en Irlanda, bueno depende de dónde vas. Estás viendo todos estos lugares y muchas veces voy a España y estoy viendo el tiempo por Santa María, Portugal... ¿Y por qué lo hacemos así? Para tener una perspectiva general. En caso de que hubiera un problema ¿dónde iríamos? Para que sea una decisión inteligente. Y así tiene que ser. A todos nos encantaría salir de esto. Y esta es una pregunta muy larga:

“Acabo de escuchar el día 33 de confinamiento y me sentí perturbado. Eso de Krishna y el Mahabarata. Está diciendo, con razón, que se le hicieron cosas terribles a muchos líderes, como Marthin Luther King, Niger Everest, Malcom X, que al final de su vida empezó a hablar de la paz. Hice una marcha en Alabama, donde a centenares de afroamericanos los golpearon y los pisaron los caballos. Ellos caminaban, hablaban de paz como Gandhi, Ju Distra, Vidura en el Mahabarata, todos tratando de ayudar a guiar al rey ciego Visastra y a su hijo Duriodan, de la destrucción. Mis héroes afroamericanos fueron asesinados en una sociedad en cantidades suficientes, para que hubiesen podido poner fin a la violencia si se hubieran unido en paz. Nosotros, como sociedad, no hemos representado un acuerdo por la paz, hemos representado la codicia. Khrisna le rogó al rey ciego y a su hijo necio que les devolviese a los Pandavas lo que les habían quitado con engaños para evitar la guerra, nunca les hicieron caso. Khrisna, el negro… eso nunca sucedió porque la destrucción había venido por invitación de sus propios actos”.

Él está hablando de la historia, relacionándola con la injusticia, pero el Mahabrata se puede interpretar de tantas formas, es una epopeya inmensa. Pero recuerda una cosa: porqué Khrisna, que es Vishnu y viene siendo el Gran Jefe de todo el mundo en la religión hindú, ¿por qué encarnó? ¿Por qué vino a la Tierra? La Tierra tomó la forma de una vaca, y por eso las vacas son sagradas en la India, por eso los hindúes piensan que la vaca es sagrada. Bajo la forma de una vaca, va donde Vishnu y le pide ayuda.

“Ayúdame, mis ubres... me han ordeñado con tanta fuerza que ya no doy leche sino que estoy sangrando. Estoy frágil, no me han dado el alimento que necesito y las personas están abusando de mi”. La simbología es que se le está haciendo una injusticia a la Tierra, que la codicia está dominándolo todo. Vishnu dice: “Muy bien, vendré a poner las cosas en orden, vendré a eliminar la injusticia”. Y sí, se han cometido unas injusticias terribles sobre la faz de la Tierra. Pero mientras, comprendamos que la transformación mayor que podemos lograr es eliminar este asunto raro que la gente tiene en la cabeza cuando miran a una persona.

Se fijan en el color, en la estatura, en la forma... ven todo eso y juzgan a las personas según eso. Necesitan juzgar a las personas como seres humanos, la sangre que circula en ellos es roja, la sangre que circula por ti es roja también. Yo no soy diferente.

Vi un documental, y esta señora había sido educada en un hogar donde odiaban a todos los que no eran del mismo tipo que ellos. Terminó encarcelada y había solo dos mujeres dispuestas a ayudarle. Por supuesto resultaron ser personas como las que había aprendido a odiar. Pero poco a poco empezó a trabajar con ellas y darse cuenta de que no había odio y ellas eran sus únicas amigas. Y para mí era como: “Sí, entendiste, lo viste”.

Romper el odio, avanzar, eso es lo que tiene que suceder. Ese avance para que colectivamente todos podamos vivir en una sociedad armoniosa, progresiva, productiva, llena de paz, para que podamos avanzar. Tenemos un plan de trabajo inmenso, ha habido años y años de falta de respeto, descuido de las culturas, de las personas sobre la faz de la Tierra. Descuido de la naturaleza… hay tantas tareas que tenemos que hacer para poner todo en orden.

Hay un montón de personas que andan corriendo por ahí: más, más, más... pero saben, ¿más de qué? Están inventando cosas nuevas, viendo cosas nuevas, pero no están haciendo nada. Ninguna tecnología se está utilizando correctamente para unir a las personas. Cuando se unen, muchas veces lo que surge es lo peor en ellas y no lo mejor. Necesitamos tener algo que haga surgir lo mejor en nosotros, unidos para poder avanzar progresivamente. Eso es lo que hace falta.

No soy político ni pensaría en serlo, así que no voy a entrar en el tema. Hay bastantes preguntas más, pero no olvides por qué Vishnu vino a la Tierra, para empezar. Era para poner las cosas en orden. Para corregir el mal que se le había hecho a la Tierra. Por eso vino.

Mantente seguro, mantente bien, hablaremos más tarde.