Gallery
Feature on Home
Yes
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
Subtitle track
Listen
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/bc776cf7-971a-416d-9a41-e147909b095c/200331_Lockdown_with_Prem_Rawat_.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Listen Duration
1080
Listen Title

“Tienes experiencia con los desafíos. En-frenta este desafío. Aún en medio de esta increíble oscuridad, encuentra tu luz, tu alegría, tu esperanza, tu comprensión, tu claridad, tu corazón. ¡Y vive! No solo vive, sino prospera! Siéntete a gusto
— Prem Rawat

“Confinamiento”, día 11, un mensaje personal de Prem Rawat para estos momentos difíciles.

Prem Rawat:

Hola a todos. Espero que todos estén bien y se sientan bien. De lo que quiero hablar hoy es de sentir esperanza, de sentirse bien.

Porque eso es algo que puedes hacer. No tienes que sentirte víctima de esto, no tienes que sentirte como: "Oh, Dios mío, esto es de lo más horrible". ¡Aunque lo sea! Es horrible.

Pero no tienes que ser víctima. Puedes entender que eres la fuente de tu propio tesoro. Y tienes una enorme cantidad de tesoros en ti. Tienes esperanza, tienes claridad, tienes entendimiento en ti. Y estas son las cosas que tienes que desenterrar ahora, de verdad. Quiero decir, ¿qué otra opción tienes?

Algo tiene que suceder, algo como la realidad tiene que golpear. ¡Aquí está! ¿Qué vas a hacer? Las cosas no se ven muy bien. Sabes que estamos casi en la marca de más de 800.000, acercándonos muy rápidamente a un millón de personas.

Y una enorme tasa de mortalidad, no tan mala, pero aun así, una persona es demasiado, en mi opinión. Y hay muchas malas noticias: “Oh, esto es terrible, eso es terrible y todo..." Confiamos tanto en los líderes mundiales para salir de esta encrucijada.

Y algunos de los líderes son buenos, no hay duda al respecto. Pero otros líderes se fueron a almorzar y no han regresado y no volverán pronto. Debido a todo lo que hacen, simplemente están más confundidos y más confundidos. Quiero decir, realmente no hay liderazgo en algunos lugares.

Entonces, ¿qué pasa después? Tienes que mantenerte aislado. Sí, la situación no es tan buena. “¿De dónde vendrá el dinero? ¿De dónde vendrá la seguridad laboral? ¿De dónde van a venir todas estas cosas?” Bueno, buenas preguntas. Realmente son buenas preguntas.

¿Y qué puedo hacer? No puedo abrir una fábrica en algún lugar e intentar ofrecer trabajo a la gente, ojalá pudiera. Entonces ¿qué hago?, ¿qué puedo hacer? Bueno, tal vez pueda ayudarte a aprovechar una fuente de esperanza, una fuente de claridad, una fuente de comprensión, una fuente de luz que está en ti.

No es que va a responder todas sus preguntas. Pero como ser humano, estarás mucho más satisfecho, mejor preparado para avanzar, mejor preparado para enfrentar este coronavirus, mejor preparado, de hecho, para enfrentar lo que se te presente.

Y eso sería algo maravilloso, sería maravilloso. Porque en la vida suceden cosas malas. Cosas que no se quieren, cosas que no nos gustan. Suceden, y cuando suceden nos quedamos perplejos, decimos: "Oh, Dios mío, ¿qué va a pasar ahora?".

Esa es la pregunta obvia: “¿Ahora qué va a pasar? Estoy arruinado. Estoy destruido. Soy esto, soy aquello”. Podemos hacerlo, es muy fácil para nosotros asumir el lado negativo de las cosas. Nos decimos: "Bueno, pero esa es la realidad".

Pero hay otra realidad. Y me gustaría señalarles esa realidad. Bajo esta triste situación, bajo esta increíble oscuridad, lo que realmente necesitas es un faro, una luz. Y hay uno. Y esas son las buenas noticias, que existe.

Ese faro, esa luz está en ti. Tú eres la fuente, eres el ángel que ha venido, que puede salvarte. ¡Tú! Tú eres ese faro que estás buscando, esa pequeña esperanza, ese pequeño conocimiento. “Está bien, ahí está”.

Cuando estás en el océano y puedes ver la tierra es una sensación completamente diferente. Es un sentimiento completamente diferente: puedes ver la tierra. Sabes exactamente dónde estás: “Está bien, ahí está eso. Y si algo sucede, ahí terminaremos, allí es donde iremos.”

Pero luego, cuando te vas más lejos, no hay tierra, y todo lo que ves es agua. Agua, agua por todas partes. Agua, agua por todos lados. ¡Y todo se ve igual! Por supuesto, todo se ve igual. "¿Entonces adónde vamos?"

Bueno, en ese momento hay algo que tienes que mirar. Tal vez no tengas nada lujoso, pero si tienes una brújula, esa brújula siempre apunta al norte magnético.

¿Qué es el norte magnético? Te está diciendo: “Allí, el norte es así. Y si su rumbo es hacia el este (090), diríjase hacia 090 y avanzará hacia el este: 180 y avanzará hacia el sur, 270 y hacia el oeste”. ¿Quieres ir al norte? No hay problema, sigue la brújula.

¿Tienes una brújula? Sí, puedes. Tienes una brújula dentro de ti. Aquí no. Pero aquí, la brújula que siempre señala lo que verdaderamente es la realidad. ¿La realidad? La realidad es "estás vivo". La realidad es "tú existes".

Hasta ahora existes, tienes una esperanza increíble. ¡Puedes lograr lo que quieras! Cualquier cosa que no sea favorable para ti, puedes cambiarla. Esta es la posibilidad.

Uno de los ejemplos que doy es que las cosas no fueron muy bien para Rama. Sucedió hace unos miles de años, y las cosas no le fueron bien. Ya has escuchado la historia, el día en que se suponía que debía ser coronado como el rey, le dijeron: "No, no vas a ser coronado rey, sino que tienes que irte y estar exiliado por catorce años".

Recientemente se había casado y le dijo a su esposa: "No te veré por catorce años". Y ella dijo: "De ninguna manera. Voy contigo”. Miró a su hermano menor y él dijo: "Yo también voy contigo".

Es bastante malo, ¿verdad? No vas a ser rey y tienes que salir a la selva durante catorce años. Sin ninguna tecnología tienes que salir a la jungla. ¿A dónde vas? A ningún lugar en particular. Simplemente deambular buscando comida, literalmente solo de los árboles y arbustos: bayas, frutas, verduras, todo lo que puedas conseguir. ¡Estás  en el exilio!

¿Se pone peor? Bueno, por supuesto que empeora. ¿Qué pasa? Sucede que en medio de todo esto Sita es robada, secuestrada por Ravan y llevada a Lanka. Ahora Rama ni siquiera sabe adónde la ha llevado.

Entonces, finalmente conoce a algunas personas que dicen: “Sita está en Lanka, es donde Ravan la ha llevado, así que ¿por qué no vas allí?”. Entonces él va.

¿Crees que eso ya es suficientemente malo? ¡No! ¿Qué va a hacer? Este rey, Ravan, el rey de Lanka, es poderoso, muy poderoso. ¿Cómo lo va a enfrentar? Él tiene un ejército y Rama no.

Rama no tiene un ejército, Ravan tiene un gran ejército. Y no solo eso… ¡el ejército de Ravan está formado por monstruos! ¿Entonces cómo va a enfrentar Rama este desafío?

Y las cosas se ponen peor, peor y peor. Pero Rama no pierde esa esperanza. No sucumbe a eso. Mantiene la cabeza sobre el agua y finalmente reúne un ejército.

No te rías, pero es gracioso: el ejército que Rama reúne está formado por monos y osos. Y no tienen la tecnología para hacer un puente, por lo que toman rocas y hacen que floten para poder cruzar la barrera hacia Lanka, a esta isla.

Nunca perder la esperanza se vuelve tan importante. No hay razón para perder la esperanza. Es por eso que necesitas esa brújula, la brújula que siempre apunta a esa dirección diciendo: “¡Ahí está! Ahí está tu faro, ahí está tu luz. Ahí está, ahí está." Y no necesitas perder. No necesitas sucumbir, no necesitas rendirte a toda esa negatividad.

Muchas veces, cuando nos encontramos con toda esa negatividad, “oh, esto es un problema, eso es un problema”, la gente comienza a asustarse. Y ahí te das cuenta de que las redes sociales no son de ayuda, no hay ninguna ayuda para esto. Tienes que tomar esas decisiones, tienes que descubrir qué es falso, qué es real.

No estoy aquí para contarte lo malo. Estoy aquí para contarte lo bueno. Siempre, para decirte que existe la posibilidad en tu vida de que puedas ser realizado. Existe la posibilidad en tu vida de que puedas seguir adelante.

Siempre, siempre; mientras este aliento esté en ti, sigue avanzando. ¿Qué tan increíble es eso? Qué sorprendente es eso, que incluso en este momento en el que perderías toda esperanza...

Mucha gente con seguridad está sentada, diciendo: "Dios mío, este es el mayor fiasco que jamás haya ocurrido". Quizás sea el mayor fiasco. Eso solo significa que tienes que empujar mucho más.

Y hablando de empujar, ¿te das cuenta de lo que pasaste cuando naciste? ¿Tienes idea de lo que pasaste cuando naciste?

Alguien me dijo que es como un cohete despegando, un gran cohete despegando; tanta energía tiene que ser expulsada por ti, por el bebé para salir del útero de la madre.

La transición que tienes que hacer, lo que quizás tomó millones de años… (pasar de estar totalmente sumergido en agua a oxígeno) tiene que suceder en cuestión de pocas horas.

Lo que está en juego es increíblemente alto. Las apuestas son increíblemente altas. Todo está en tu contra. De cierta forma, todo está en tu contra. Eres frágil, débil, nunca has estado en este mundo antes.

Hablando de lo desconocido: ¿Estás entrando en un total desconocido? Absolutamente. No tienes idea. Tu cerebro aún no funciona, no de la manera que debería para poder tomar decisiones, etc. Es solo un sentimiento y lo haces.

Y se necesita esta increíble cantidad de energía. Y sales. Pasas de tener toda esa agua y sobrevivir en la madre. De la madre, a través de ese cordón umbilical, a tener que hacer todo tú mismo. Ahora debes respirar por ti mismo.

¿Por qué te digo esto? No te son ajenos los desafíos, no lo son. Asume este desafío, e incluso en medio de esta increíble oscuridad, encuentra tu luz. Encuentra tu alegría, encuentra tu esperanza, encuentra tu comprensión, encuentra tu claridad, encuentra tu corazón.

Existe, sé. No solo ser sino prosperar. ¡Sentirse bien! Ser. Sé agradecido. Tres cosas: "Conócete a ti mismo, vive tu vida conscientemente y ten un corazón lleno de gratitud". No te olvides de eso, no te olvides de eso. Eso es muy, muy importante.

Conoce quién eres. ¿Por qué? Para que sepas que estos tesoros están dentro de ti. Eso te dará más poder para seguir adelante. Eso es lo que necesitas hacer.

En lugar de volverte loco diciendo "Dios mío, ¿adónde voy a ir?" La mente entra y dice "quiero ir allí, quiero ir allá."

Mira: eres el creador de tus circunstancias. O creas un cielo para ti mismo o puedes crear un infierno. Tú decides. ¿Mi recomendación? Crea un cielo para ti mismo. Mientras lo haces, crea un paraíso para ti. ¡Disfruta! ¡Diviértete, disfruta ser! Disfruta la existencia.

Piénsalo: la Tierra está navegando a miles y miles de kilómetros por hora y allí estás, totalmente protegido. Todo está bien.

Ser. Entender. Esta respiración viene a ti. Tu poder, la más poderosa de todas las cosas.

Entonces, espero que tengas un gran día, un día maravilloso. Sé, cuídate, mantente sano. Que estés bien. Y lo más importante, sé.

Te veré de nuevo. Gracias.