Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/c4d62b60-7d2f-4fa4-981f-d9f898963346/200321_Lockdown_with_Prem_Rawat_.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Watch Title

“Ofrézcanse bondad y entendimiento. Este es el momento para la empatía, para pensar con claridad y para tener valor.”
— Prem Rawat

Vean “Confinamiento”, un mensaje personal de Prem Rawat para estos momentos difíciles.

Watch Duration
840
Subtitle track

Confinamiento – Día 1

Hola a todos, aquí Prem Rawat. Cierre de emergencia, con Prem Rawat.

Pensé en aprovechar este tiempo y dirigirme a todos.  Estamos en medio del coronavirus y es muy difícil. Es un momento muy duro para muchas personas y si de alguna forma puedo aliviar la carga, la preocupación… bueno, por supuesto que tenemos que estar preocupados, pero si puedo de alguna forma aliviar la carga que la gente siente en los hombros sería maravilloso.

Así que… ¿qué está pasando? Es un pequeño virus que está dominando todo y hay tanto comentario, tantas ideas, tanta desinformación. Hay información errónea e información buena, y de alguna manera hay muy poca claridad, muy poco entendimiento de lo que se trata todo esto.

Ahora, ¿algo ha cambiado? De cierta forma todo ha cambiado. Pero cada ser humano quiere sentirse seguro, sentirse bien, sentirse libre. Así que, en ese sentido no ha cambiado nada, porque así era cuando estaba todo bien, cuando no existía el problema del coronavirus. Eso era lo que la gente quería sentir.

Pero ahora que tenemos esta carga encima entra el miedo, y por supuesto que podrías permitir que te domine el miedo y al miedo le encantaría dominarte. Pero déjame recordarte algo: hay algo maravilloso dentro de ti que se llama valor, y en este momento oscuro, preocupante, tenemos que estar usando el valor y no el temor para sobrevivir a esto.

Necesitamos esa luz que brilla en nuestros corazones para iluminar esta selva tan oscura. Tenemos que vivir cada día con un sentimiento de propósito, claridad, entendimiento. No de duda, claridad. Y hablo de esto todo el tiempo. En estos momentos, estos elementos que tenemos dentro realmente tienen que brillar cada día.

No se trata de que hoy no sea importante. No, hoy es importante. Y ahora que el mundo está en un cierre de emergencia prácticamente en todas partes ¿qué haces?, ¿en qué piensas? Hay tanta desinformación en la televisión, en los medios sociales. Pero existe una verdad dentro de ti y tienes que permitir que surja esa verdad. Hay una realidad dentro de ti y tienes que permitir que surja esa realidad.

En este momento el contraste es inmenso, porque lo que está sucediendo con el coronavirus es tan preocupante. Tenemos que aislarnos, tenemos que preocuparnos de estar saludables no solo físicamente sino aquí, en la mente también.

Así que todos estos asuntos entran en juego y es como… ¿cómo lo hacemos?, ¿cómo tomamos lo bueno?, ¿cómo hacemos que salga lo bueno?, ¿cómo disfrutamos en estos momentos tan difíciles? A veces hay que dar un paso atrás y decir “bueno, ¿de qué se trata todo esto?, aquí estoy, soy una partecita en este rompecabezas”.

No le quieres hacer daño a nadie, no quieres salir y ser una persona que contamine a los demás y la mejor forma de hacerlo es aislarte. Se han establecido pautas y parte de eso tiene sentido total.

¿En qué confías tú? Bueno, por una vez vas a tener que mirar adentro de ti mismo, vas a tener que confiar en ti mismo. Tu corazón, tu entendimiento, tu deseo de claridad, tu deseo de ser feliz. Tienes que confiar en eso, aceptar eso, no ahogarte en miedo, no ahogarte en… ¿qué me va a pasar a mí, Dios mío? sino escuchar algo tan hermoso que está diciendo tu corazón, algo que viene desde tu ser.

Y tienes que incluirte, no excluirte. Tienes que incluirte. Incluir esa belleza que tienes en tu corazón.

Porque ¿qué va a suceder? Hemos visto las cifras de la China, donde comenzó la epidemia. Ellos tomaron medidas muy drásticas, lograron manejar esto y los casos nuevos han disminuido muchísimo. ¿Podemos hacer esto, podemos ganar esta guerra? Sí, podemos. Pero sería tan bonito si no tuviéramos estas cifras tan altas de personas que han muerto, que están muriendo.

Nosotros, los seres humanos, tenemos que unirnos y tenemos que unirnos de una manera muy distinta. Tenemos que unirnos estando unidos nosotros mismos, aunque estemos aislados. Tenemos que estar completos, enteritos. Y no andar haciendo tonterías.

Pero al mismo tiempo, ¿los seres humanos vamos a ganar esta guerra? Sí, tenemos que hacerlo, tenemos que seguir adelante. Y la forma de ganarla es ser sensatos, tener claridad; no estar dudando, no estar furiosos, no estar culpándonos los unos a los otros.

En este tiempo, este pequeño virus que no es un ser viviente, es ARN envuelto en grasa, ha hecho por este mundo algo asombroso. Nos está haciendo un llamado de una manera desafortunada y perjudicial. Nos está llamando a que nos unamos, a que nos ayudemos en todo el mundo. No esparciendo rumores y desinformación, sino difundiendo que hay que usar el valor, la claridad, eso bueno que tienes. Y únicamente entonces no solo podremos ganarle, sino que podremos realmente ganar esta guerra y no quedar con menos de lo que corresponde, no quedar golpeados, no quedar dañados sino unirnos.

Es el momento de confiar en ti mismo, de no hacer tonterías. Ya están las pautas: aíslate, quédate en casa, no esparzas esto, no difundas esto. Hay que seguir esas pautas pero al mismo tiempo tenemos que estar visitando nuestro corazón, nuestro ser, nuestro entendimiento, con claridad. Venir desde la claridad y decir “sí, yo estoy vivo todavía, mis aspiraciones no han cambiado”.

Las personas tienen la idea de cómo va a suceder esto, cómo debería suceder aquello. Pero los médicos, el personal médico, ellos se están uniendo para ayudar a las personas y nosotros tendríamos que ayudarlos a ellos.

Es el momento de que la humanidad haga el esfuerzo y que nosotros, los seres humanos, acudamos a esos atributos tan lindos que tenemos como seres humanos. Ofrecernos bondad entre nosotros, ofrecernos claridad, ofrecernos entendimiento. Este es el momento para la empatía, para pensar con claridad, para el valor. Y si podemos tener eso creo que podremos marcar una gran diferencia para nosotros, para los demás, para cada día, aun sin el coronavirus. Porque con o sin el coronavirus necesitamos estar en esa claridad.

Así que espero que todo lo que he dicho, algo tenga sentido, que lo tomemos a pecho. No hay razón para temer, el temor no logra nada, solo te paraliza. Lo que necesitas es valor, entender la complejidad, la gravedad del problema. Pero en vez de darle prioridad al miedo, darle prioridad al valor, a la claridad, al entendimiento, no a la duda. Estas son las cosas que podrán marcar la diferencia.

Yo haré mi mejor esfuerzo por estarme comunicando con ustedes. Este es mi primer intento. Es algo muy sencillo, instalé mi trípode y el iPhone. Esto es lo que estoy usando para grabar. No tengo iluminación, estoy aquí en este cuarto. Tengo un fondo muy simple. Para mí el fondo no importa, la iluminación no importa, siempre y cuando yo pueda llegar a ustedes y darles algo de consuelo, entendimiento, claridad, para que la pasen un poco mejor. Porque indudablemente son momentos muy difíciles, pero que no tengan que estar viviendo en temor, sino poder venir desde la claridad, el valor y el entendimiento. ¿Y ganaremos? Ganaremos.

Esto a mí me ha afectado mucho, como a todos los demás. Fui a Europa, hice unos eventos. Europa empezó a entrar en cierre de emergencia. Pensé, bueno tengo tiempo, voy a Sudamérica, porque no se había difundido mucho el coronavirus allá. Volé a Brasil. Cuando llegué a Brasil, al día siguiente tenía yo que ir a Argentina y Argentina entró en cierre de emergencia. No más reuniones, no más esto o aquello. Ok. Y en realidad no quise ir a Uruguay porque de nuevo, no quise estar haciendo reuniones donde pudiera difundirse todo esto.

Sucedieron muchas cosas y por fin, bueno, llegué a los Estados Unidos. No he llegado a casa y estoy todavía a unas cuantas millas de distancia pero estoy en Estados Unidos. Espero poder llegar pronto a casa y por supuesto que me voy a aislar, pero eso no significa que no pueda hablar con ustedes, enviarles este mensaje donde quiera que estén.

Ojalá yo pueda marcar una diferencia. Por supuesto que pondré a disposición todo el tiempo que yo pueda para ustedes. Espero que puedan recibir estas transmisiones, que las disfruten, que les gusten y la pasen bien. Así que gracias, nos veremos.