Gallery
Feature on Home
Feature order
Watch
Watch Title
Watch Duration
Subtitle track

Prem Rawat, el Ministro de Justicia y diversos miembros del Parlamento Italiano. celebraron recientemente un simposio en el Senado de Roma, Italia, para resaltar el valor del Programa de Educación para la Paz (PEP) ofrecido por la Fundación Prem Rawat (TPRF) como medio educacional para la rehabilitación de los presos.

TPRF ha lanzado un nuevo vídeo de dicho simposio, que puede verse con subtítulos en varios idiomas, aquí. Muestra por qué el PEP tiene tanto éxito.

Prem compartió comentarios de los distintos presos, que han llegado a decir que si hubieran visto el PEP antes de entrar a la cárcel, nunca hubieran terminado allí. En Grecia, uno de ellos pidió volver a entrar a la cárcel, para poder terminar el PEP antes de ser puesto en libertad.

Algo recurrente a lo largo del simposio, fue que el PEP funciona porque saca lo bueno que hay en la gente. Muy a menudo no estamos preparados para verla, solo buscamos la maldad, y saltamos a la mínima cuando alguien se equivoca. Esa es la base de nuestro sistema judicial.

La gente comete errores y la sociedad termina gastando miles de dólares de impuestos para tenerlos en la cárcel. Pero el cambio no solo sucede cuando tratamos de evitar o educar a aquellos que han obrado mal, sino cuando les ayudamos a ver lo que tienen de bueno. Tienen una oportunidad mejor si se les ayuda a ver lo bueno que existe en su interior. Todo el mundo tiene dentro de sí lo bueno y lo malo, y ambos se pueden reforzar si se presta atención y se centra toda la atención en ellos. Lo bueno, la bondad, puede llevarte a nuevas metas con claridad y comprensión.

El PEP intenta poner toda tu atención en lo bueno, que ya existe dentro de nosotros, dice Prem. Sentimos mucho poder cuando aprendemos que nuestras elecciones son las que marcan nuestro futuro. A menudo estamos tan ocupados pensando y haciendo, que no nos damos cuenta de en qué pensamos y qué hacemos. Con un darse cuenta más consciente, nos equivocamos menos y tenemos menos de qué arrepentirnos más tarde. La paz incluye comprender el valor del ahora y la consciencia del momento.

En el simposio, Alfonso Bonafede, Ministro italiano de Justicia, reconoció el éxito del programa que ya se ofrece en dos prisiones, y que pronto se ofrecerá en todo el país. Espera que disminuya al regreso a la cárcel, ya que los presos podrán ser responsables de sus actos y elegir mejor cuando estén en libertad. Como elocuentemente explicó: “En la paz encontramos una herramienta para educar el alma de una persona”.

Del mismo modo se expresó Arnaldo Lomuti, Senador y Coordinador de la Comisión de Justicia quien cree que en el momento en que una persona entra a una cárcel, es el momento en que la sociedad le ha fallado. Las cárceles están para arreglar el problema y facilitar la reinserción dando diferentes posibilidades. Habló de como el PEP tiene un gran valor educacional porque maximiza la oportunidad de un cambio sincero.

La profesora y senadora Alessandra Maiorino, habló de como la educación para la paz, rara vez se incluye en el currículo escolar como tema aparte. La paz es una necesidad humana básica, pero se la deja de lado a menudo. Dijo que el PEP es especialmente único en que enfatiza la necesidad de equilibrio interior. Confía en que dicho programa se ofrezca también en las escuelas secundarias italianas para que se dejen de cometer crímenes, para empezar.

El Programa de Educación para la Paz cuenta con donantes como tú para completar su misión y llegar a más gente. La TPRF está terminando su “Invitación a participar” para el 2020 y te pide que apoyes esta iniciativa, así como otros grandes programas y proyectos.

Puedes ver el vídeo y mostrar tu apoyo antes de la fecha final, el 31 de diciembre, aquí