Gallery
Feature on Home
Yes
Feature order
Watch
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/311503c7-8bec-4edd-8a63-df5ad8d6a115/v3_2020_NEW_YEARS_en_video.ism/manifest(format=m3u8-aapl-v3)
Watch Title
Ojala en este año 2020 podamos unir nuestros recursos, nuestra comprensión y nuestra claridad, para conseguir un mundo mejor para todos.

Ver el mensaje de Año Nuevo de Prem
Watch Duration
Subtitle track
//tt-streamingendpoint-ttmediaservices01.streaming.mediaservices.windows.net/311503c7-8bec-4edd-8a63-df5ad8d6a115/SP_v3_2020_NEW_YEARS_en.vtt

Antes de nada quiero desearos a todos un Feliz Año Nuevo. Se que muchas personas harán sus propósitos de año nuevo, que todos tenemos nuestras ideas de lo que nos gustaría que ocurriese el año que viene. Todo puede ocurrir, pero lo más importante, lo más importante que puede ocurrir, es que encuentres la plenitud en el nuevo año, que seas feliz de verdad.

No debido a esto o aquello, a cosas que ocurran o no, sino feliz desde el mismo origen, ese origen que eres tu mismo, y que comprendas que tu eres ese origen. Que comprendas que eres el origen de tu alegría. Que eres el origen de tu claridad, de tu comprensión. Esas cosas se nos olvidan.

Y, si, decimos "Feliz Año Nuevo", se lo deseamos a los demás, pero ¿qué sabemos de la felicidad? ¿qué sabemos de lo que realmente significa? ¿qué sabemos de donde reside? Reside en nuestros corazones, reside en nosotros. Esa es la felicidad que queremos.

Muchas veces nos centramos en las cosas externas, nos fijamos en ellas, pensando que si cambiaran seríamos felices. Pero eso no tiene nada que ver con la verdadera felicidad.

La verdadera felicidad nace en tu interior y tiene que ver con quien eres, con tu comprensión, con tu esfuerzo, con tu compromiso hacia ese ser bello que eres, que existe de verdad, en tu interior.

Quizá a todos nos gustaría que algunas cosas externas cambiaran, y que nuestra felicidad dependiera de ello. Pero la auténtica felicidad no depende de nada de eso.

Este próximo año, el 2020, ojala podamos unir nuestros recursos, nuestra comprensión, nuestra claridad, y lograr un mundo mejor para todos. No solo para nosotros, para todos. Por supuesto, para poder hacerlo tenemos que empezar con nosotros, con cada uno de nosotros.

Asumir el compromiso para con nosotros, y después comprometernos con el mundo, para mejorarlo, para lograr un mejor futuro para nuestros hijos, para todos los que vengan detrás a quienes ni siquiera conoceremos, con quienes seguramente no tendremos ninguna conexión.

A todas esas generaciones, dejarles un mundo hermoso. En el que haya claridad y comprensión, junto con esa naturaleza tan, tan hermosa, de la que disfrutamos, y que nos está rogando, de alguna manera, que la cuidemos.

Unirnos y acabar de verdad con las guerras que seguimos peleando. Y esos propósitos... Por supuesto que podemos hacer propósitos externos, pero los que necesitamos son los que vienen de verdad del corazón.

"Quiero paz en mi mundo, quiero paz en mi vida, quiero paz en mi mundo, quiero alegría en mi vida, quiero alegría en mi mundo, quiero que ocurra algo bueno".

En vez de especular sobre lo que está mal, o es horroroso, o pensar como es posible que pase esto o aquello, o lo que hacemos mal, lo que seguimos haciendo mal... Como seres humanos hemos hecho muchas cosas mal, y también otras que estaban bien. Podemos poner nuestra atención en las cosas buenas que podemos hacer.

Eso es lo que debe ocurrir. Y, al prestar atención a lo bueno, quizá atraigamos algo bueno a este mundo. Tal vez ese pueda ser nuestro propósito para el próximo año. Que podamos aportar alegría y paz, amor, comprensión y bondad a todos los que nos rodean. Os deseo, de nuevo, un muy feliz Año Nuevo.